Acepto

COOKIES

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para anónimamente facilitarle la navegación y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información

¿Cómo ha de ser una buena plataforma IoT?

  • Noticias

IoT_internet de las cosas

La suma de aspectos clave como la conectividad, la seguridad, la privacidad, la gobernanza, la analítica, el cálculo, las aplicaciones y la consultoría debe dar como resultado la implementación exitosa en cualquier organización de una plataforma IoT.

Una buena estrategia de IoT debe incluir la infraestructura y las aplicaciones que metabolizan los datos de la máquina, dispositivo o sensor, con el fin de aprovecharlos en consecuencia. Por tanto, las empresas que dan el primer paso en este nuevo mercado deben buscar la interoperabilidad entre los sistemas existentes y un nuevo entorno operativo IoT. En ese camino, es importante conocer de qué debe estar compuesta una buena solución IoT. Precisamente, el informe “How to choose an IT platform to empower your Internet of Things”, publicado por HPE, da algunas pistas al respecto, enumerando cuáles son las claves de este tipo de plataformas.

También te puede interesar...

¿Quieres descubrir cómo la Tecnología puede hacer crecer tu negocio? No te pierdas Reimagine 2017. Regístrate aquí.

Accede a las oportunidades que se abren con los nuevos servicios TI en este enlace

Conoce las capacidades transformadoras de la tecnología híbrida en este enlace

El impacto de la Transformación Digital en el negocio al detalle en este enlace

En primer lugar, destaca la conectividad. Obviamente, los dispositivos necesitan comunicarse, enviando los datos correctos al lugar adecuado en el momento preciso. Además, el usuario o administrador tiene que ser consciente de estas conexiones y tomar medidas cuando sea necesario. En este sentido, en el mundo del IoT, la conectividad es constante y permite la monitorización de los datos, el mantenimiento y las actualizaciones. La conectividad también necesita abarcar redes locales de baja energía para sensores y actuadores, gateways basados ​​en los bordes y redes de área amplia, conectando de nuevo con los centros de datos y la infraestructura de servicios en la nube. Eso sí, la latencia puede ser una consideración más grande que el ancho de banda, al menos cuando se requiere respuesta instantánea a condiciones cambiantes. Además, la interrupción de la red y las operaciones desconectadas deben ser mitigadas, con sistemas capaces de funcionar con total independencia, al menos por un corto periodo de tiempo.

En segundo lugar, se encuentran la seguridad, la privacidad y la gobernabilidad. Los datos recogidos por dispositivos IoT pueden contener información sensible sobre personas y operaciones, e incluso pueden ceder el control de sistemas críticos. Por tanto, aparte de proteger la privacidad personal y los secretos comerciales, a medida que más sistemas se automatizan, el riesgo de ataques se vuelve más probable e impactante. Así pues, los dispositivos deben ser asegurados, al igual que los sistemas operativos, las redes y cualquier otra pieza expuesta a la conectividad. Asimismo, las funciones de los usuarios y los administradores deben definirse individualmente con el acceso adecuado y con una autenticación fuerte incorporada en el diseño.

Seguidamente, se encuentra el análisis del Big Data. Los dispositivos IoT recogerán datos de todo tipo: estructurados, no estructurados y de series de tiempo, así como una variedad de métodos analíticos. Los primeros podrían provenir de sistemas ERP y bases de datos relacionales, como la cadena de suministro y los listados de partes para la fabricación de automóviles. Éstos se pueden unir a otros datos no estructurados como notas de registros; y también incorporar el elemento de tiempo como fechas de realización del servicio. Cada tipo de datos introduce más información; pero, combinados, mostrarán el secreto de cuándo se está produciendo un fallo parcial, ayudando a diagnosticar el origen del problema y sugiriendo una solución preventiva.

El siguiente elemento es el cálculo, que se debe permitir que sea tan rápido como el sistema lo requiera. Algunos procesos, como equilibrar las cargas de producción de energía y el consumo en una red eléctrica, necesitarán cálculo instantáneo, con el riesgo de provocar apagones y dañar equipos costosos en las subestaciones de distribución. Otros usos, como informar sobre la producción diaria o mensual de una línea de ensamblaje, no son tan inmediatos. En cualquier caso, el análisis, el movimiento y la gestión de datos deben realizarse en el punto óptimo, desarrollando el cálculo en el lugar adecuado.

Y el último apartado es el de las aplicaciones. Ya sea totalmente automatizado o utilizando una interfaz humana, el entorno IoT debe tener aplicaciones que utilicen la información recopilada y que sean muy específicas para las operaciones y actividades de la industria. Éstas pueden variar enormemente, pero es importante que estén adaptadas al entorno y a los usuarios. Aquí es donde resulta más difícil implementar una plataforma IoT universal. No en vano, los usuarios pueden tener aplicaciones que no cambiarán sólo por incorporar entradas de IoT. Por tanto, esas personas y aplicaciones tendrán que trabajar juntas, pero a veces los cambios tendrán que ir por detrás, dejando interfaces familiares para los trabajadores.

De esta forma, y según el informe de HPE, conectando adecuadamente todos los aspectos mencionados se puede llegar a implementar una adecuada plataforma de IoT. Y a todo ello, además, se deben añadir unos servicios de consultoría profesionales que puedan ayudar a rellenar las lagunas de conocimientos, simplificar las soluciones generales e identificar las áreas temáticas de la recopilación de datos.

IoT

La rápida expansión de dispositivos conectados representa una oportunidad única para hacer crecer su negocio. Internet de las cosas ofrece nuevas formas de relacionarse con los clientes, desarrollar nuevos modelos de negocio y una mayor visibilidad en la innovación inteligente. Ahora es el momento de capitalizar en IoT. Conozca cómo Hewlett Packard Enterprise le ayuda a aprovechar un mercado en expansión y cuáles son los elementos que tiene que tener una solución de Internet de las Cosas en este enlace.